Mide el caudal de agua de los grifos de tu casa con un cronómetro y un vaso graduado.

Luego intenta medir tu consumo diario y compáralo con el de tus compañeros.

Necesitarás un recipiente graduado o una balanza donde pesar el agua

Ahorra agua en el hogar

Todos tenemos una responsabilidad con el medio ambiente y todos podemos contribuir a mejorarlo

Nuestros hábitos y forma de vida influyen en nuestro entorno y pueden ser un ejemplo para los demás. Nada de lo que uno hace es irrelevante, por pequeño que parezca. Un simple gesto, tirar una pila al suelo o en un depósito para su vertido controlado, es la diferencia contaminar entre decenas de miles de litros de agua o evitarlo.

¿un grifo que gotea?

Una gota de agua parece una cantidad insignificante. En un litro de agua hay unas 4000 gotas. Pero un grifo que gotea puede perder mucha agua al cabo del tiempo. Un grifo que pierde siete gotas por minuto, una cada ocho segundos, pierde al día unos 2,5 litros de agua potable, la cantidad de agua que necesita beber un hombre adulto.
En las casas suele haber varios grifos. Y en muchas casas algunos grifos pierden una o dos gotas por minuto. En ocasiones, grifos viejos, cisternas estropeadas o llaves de paso en mal estado o mal cerradas pierden agua sin que apenas nos demos cuenta. Comprueba los grifos de tu casa, ¿encuentras alguno goteando? ¿A qué velocidad? Ahora piensa en tus vecinos, todas las casas de tu calle, de tu ciudad… ¿Cuánta agua potable se pierde al año gota a gota? Haz la prueba y compara tus resultados con los de tus compañeros y amigos.



Lavarnos las manos, ducharnos, tirar de la cisterna, lavar la fruta o las verduras, fregar el suelo, cepillarnos los dientes. Muchas veces al día usamos agua potable para hacer cualquiera de esas cosas y otras. Sobre todo en las ciudades, pero también en el campo, hacemos todo eso con agua potable, apta para el consumo humano, aunque para muchas de ellas, como lavar el coche o cargar las cisternas de los retretes no es necesario que el agua cumpla los exigentes parámetros de calidad del agua potable. Además, muchas veces, mientras nos lavamos las manos o la cara, o mientras nos lavamos los dientes, dejamos los grifos abiertos y consumimos un agua que podríamos ahorrar. Reducir el caudal de la ducha o los grifos puede ahorrar entre un 20 y un 50 % de agua en el hogar.

Echa cuentas.