Civilización china

Desde sus inicios, la civilización china ha estado vinculada al control del agua y del regadío. Los hitos en la construcción de canales para riego, transporte y control de las inundaciones han acompañado la larga historia de esta civilización, la más antigua que ha llegado hasta nosotros y una de las más duraderas de la Historia. 

Hoy, algunos analistas han advertido la construcción de la presa de las Tres Gargantas, la mayor del mundo, como una señal de la reubicación de China en su tradicional posición central en el mundo, tal y como lo fue en el pasado el Imperio del Centro. Pero las Tres Gargantas, aun siendo una de las mayores infraestructuras hidráulicas del planeta, quizá no sea tan representativa de la íntima relación histórica entre China y la gestión del agua como el antiguo sistema de riego Karez, conocido como "La Gran Muralla Subterránea". Este complejo sistema de riego, con una longitud total de 5.000 km, comenzó a construirse hace al menos 2000 años para aprovechar las aguas del deshielo y la lluvia de las montañas Tiansan, en el noroeste de China, y sigue utilizándose hoy día, sometido a una cuidadosa restauración.