Actividad física e hidratación

Las necesidades de agua están muy condicionadas por el metabolismo de cada persona, la temperatura y humedad ambiente y la actividad física que realizamos, por lo que los deportistas necesitan más agua que las personas con una vida sedentaria

Una persona adecuadamente alimentada puede estimar sus necesidades de agua en función de su consumo energético:

Por cada caloría consumida, el cuerpo necesita 1 ml de agua. 

Ejemplo: una persona que con un consumo diario de 3.000 calorías necesita beber un mínimo de 3 litros de agua al día. 

Una adecuada hidratación corporal es básica para mantener la homeostasis corporal, que son las condiciones dentro de las cuales las células y órganos del cuerpo funcionan de forma adecuada. Si la cantidad de líquido del cuerpo disminuye, la concentración de solutos y biomoléculas se altera y las condiciones ambientales se vuelven estresantes para las células. 

Casi el 90 % del peso perdido durante un ejercicio físico es agua. Muchos entrenadores deportivos pesan a los atletas antes y después de los entrenamientos y en las competiciones para que los deportistas recuperen el peso inicial bebiendo agua. Esta práctica: peso previo al ejercicio, peso después del ejercicio y beber la diferencia, es una excelente forma de hidratar el cuerpo y evitar los riesgos de la deshidratación. 

Además, está demostrado que beber afecta al rendimiento a partir de unos 40-50 minutos de ejercicio, por lo que los deportistas profesionales beben antes del ejercicio y durante las pruebas de resistencia, como maratones o partidos de tenis o fútbol. 

Descubre cuánta agua pierden estos deportistas...



Feng Zhe, Gimnasia - Li Na, Tenis - Yao Ming, Baloncesto - Ye Shiwen, Natación