Agua y biodiversidad

El agua es el elemento clave para la vida en la Tierra. La razón es que el agua es el medio en el que tiene lugar las reacciones químicas de la vida. Las moléculas de la vida se activan en el medio líquido que les proporciona movimiento y un ambiente iónico y electrónico adecuado. 

El agua no solo es indispensable para la vida. Existe una relación evidente entre el agua y la biodiversidad de los ecosistemas a escala global y local. Los ríos y las aguas continentales señalan máximos de biodiversidad local, y las selvas húmedas tropicales  constituyen máximos de biodiversidad global. 

En el siguiente mapa los colores vivos señalan las zonas de la Tierra de mayor biodiversidad.


Los rojos y amarillos indican una gran cantidad de especies.

Agua, biodiversidad y recursos hídricos

A menudo se entiende de forma errónea que existe una competencia entre la demanda de agua para consumo humano y el uso ecológico de ese agua. Según este punto de vista, el agua que usamos los humanos debemos arrebatarla al medio natural. Sin embargo, los seres humanos no estamos fuera de la naturaleza, y a corto o largo plazo las pérdidas en la calidad o cantidad de agua del ecosistema acaban por revertir como riesgos y amenazas a la seguridad hídrica de las personas que viven en esos ecosistemas. Las amenazas a la biodiversidad y a la seguridad del suministro de agua para el consumo humano son comunes y coincidentes en buena parte del mundo.