El agua y la alimentación

La comida nos aporta la materia y la energía para nuestro crecimiento y actividad, pero el agua, aunque no aporta ni una sola caloría, es el medio en el que se desarrolla toda la química digestiva y metabólica. Así, en ocasiones, la sensación de hambre que ciertas personas sienten después de las comidas, durante la digestión, puede ocultar la necesidad de agua; conviene entonces beber uno o dos vasos de agua y esperar diez o quince minutos a que la sensación de hambre haya pasado. 

En una estricta valoración energética, la oxidación de los alimentos en el organismo tiene los siguientes rendimientos energéticos 



El contenido calórico de los alimentos una combinación de su composición y, sobre todo, de su contenido en agua. Cuanto mayor sea el contenido en agua, menor será el aporte calórico de los alimentos.