El balneario: Entre el placer y la higiene

El baño, la inmersión lúdica en agua, es una práctica universal, generalizada en todas las culturas presentes y pasadas, y es una práctica especialmente apreciada por los niños, para los que un baño constituye la mejor de las oportunidades para el juego y un enorme placer en sí mismo.

Los lugares de baños tradicionales, regeneradoras del cuerpo y la mente, tienden a localizarse en zonas de aguas minerales con especiales propiedades tónicas, antisépticas o dermatológicas: los balnearios, y a incluir como parte fundamental del mismo la aspiración de vapores emanados de las aguas. Donde no existen esta agua, las culturas más refinadas han desarrollado tecnologías propias para simularlas, como la sauna o el baño turco o los modernos spas urbanos.