Estrés hídrico

El crecimiento demográfico y económico de las civilizaciones y culturas depende del buen uso del agua. Cuando el consumo de agua se acerca a la cantidad máxima de recursos disponibles, aumentan los riesgos de crisis debidas a cambios climáticos o las propias fluctuaciones naturales. En ocasiones, son las propias sociedades las que generan las crisis al sobreexplotar los recursos o destruir y modificar los flujos naturales. 

El estrés hídrico es una medida de la sobreexplotación de los recursos hídricos en cada región. Con independencia de si los recursos disponibles son mayores o menores, la medida del estrés hídrico nos informa de la sostenibilidad de la economía de cada región, y del riesgo de padecer una crisis de abastecimiento.