Haz flotar una manzana en un vaso de agua añadiendo sal al agua

Salinización

Los suelos salinos son suelos con altos contenidos en sales minerales que impiden o limitan el crecimiento de las plantas. Las causas más comunes de la salinización de un suelo son la existencia de un sustrato rocoso en sales y un exceso de evaporación.  

La clave es que las sales minerales que removiliza el agua de lluvia o aporta un agua superficial no son lavados hacia el subsuelo al infiltrarse el agua en el terreno ni hacia otras zonas topográficamente más bajas al discurrir las aguas superficiales, sino que se mueven hacia la superficie del suelo por ascenso del agua del suelo por capilaridad o se depositan en el suelo al evaporarse las aguas superficiales.

Así pues, aunque la salinización puede ocurrir de forma natural, puede ser la consecuencia de un mal uso del agua de riego, lo que a menudo ocurre en zonas áridas.